proinver

PROGRAMA CALIDAD DE TERMINACION Y MAXIMIZACIÓN DEL MARGEN BRUTO PARA BOVINOS EN ENGORDE (MB-Calidad).

 Web Proinver

1.- Objetivo.

 

MB-Calidad es un servicio que ofrecemos cuyo objetivo es determinar el peso vivo de terminación y momento óptimo de venta para maximizar el Margen Bruto y el resultado económico en los engordes de bovinos, adecuando las características del animal en pié y la res producida a los requerimientos la demanda. El eje central se basa en la calidad de terminación, principal variable que explica las variaciones en los precios de venta del orden del 40 % dentro de una misma categoría y día de comercialización.

 

2.- Características que hacen a la calidad de terminación.

 

Las variables a considerar comunes a todos los mercados son: rendimiento y conformación de la res, homogeneidad del lote, raza y sanidad (ausencia de decomisos, machucones, etc.). A estas se agrega el grado de gordura ó engrasamiento, que a diferencia de las anteriores tiene requerimientos por parte de la demanda que varían según categoría animal y región del país donde se comercializa.

 

3.- Implementación del programa MB-Calidad.

 

La información que se requiere del productor para la implementación del programa es la disponible comúnmente para el período de alimentación (sexo, peso inicial, grupo racial, ganancia diaria lograda ó estimada, fecha de venta, etc.).

La aplicación de MB-Calidad permite distintos niveles de intensidad, desde el diagnóstico y/ó seguimiento global (por conjuntos ó lotes) hasta el individual, animal por animal.

Los servicios que ofrece el programa MB-Calidad son:

 

3.1.- Evaluación de la calidad de terminación: se mide en forma objetiva en base al ordenamiento del precio obtenido por el engordador en relación a los de un mercado de referencia para la misma categoría y día. Se utiliza una escala que va de 0 (inferiores) a 100 (superiores), expresando la valorización que hizo el mercado respecto a la calidad, y es un indicador de la factibilidad que se tendría en caso de querer mejorarla. Esta metodología permite comparar resultados entre ventas realizadas en distintas épocas de año y medir la evolución de la calidad a través del tiempo.

 

3.2.- Medición del impacto de la calidad de terminación sobre los precios: se utiliza un índice de precios que permite cuantificar porcentualmente las diferencias entre el obtenido por el productor, y los máximos y promedios de un mercado de referencia para la misma categoría y día de venta. Es un indicador de la mejora potencial en los valores de comercialización que se podría llegar a tener al elevar la calidad de terminación. Este índice, junto con la escala mencionada en el ítem anterior (punto 3.1) posibilita comparar en tiempo real y a valores actuales, el efecto sobre los precios de la variación en la calidad de distintos lotes vendidos a través del tiempo.

 

3.3.- Descripción del producto final: se provee de información detallada acerca de las características de la carcasa, pudiéndosela utilizar para diferenciar lo que se produce y como argumento de negociación al momento de la venta (porcentajes de rendimiento, grasa total, grasa pélvica + riñonada + capadura, músculo, huesos, lípidos intramusculares (veteado) y milímetros de espesor de grasa dorsal).

 

3.4.- Sensibilidad del producto final: se analiza como varían las características de la res producida al modificar las variables al inicio y durante el ciclo productivo (peso vivo de entrada, estado corporal, biotipo ó frame, grupo racial, sexo, ganancia diaria).

 

3.5.- Reformulación de la calidad objetivo: en base a información de 3 ó 4 ciclos de engorde ya realizados se obtiene el diagnóstico inicial (homogeneidad y sanidad del lote, descripción de las reses producidas, evaluación del mercado respecto a la calidad, potencial de mejora en los precios). Del análisis de estos datos surge la conveniencia económica ó no de de reformular el tipo de animal a lograr. Respecto a las características de calidad comunes a todos los mercados (homogeneidad del lote, sanidad), si correspondiere se hace el diagnóstico de las causas seguido de las respectivas recomendaciones.

Si la limitante fuera el exceso ó falta de gordura, en base al diagnóstico inicial se proyecta el nuevo engrasamiento objetivo a lograr, medido en milímetros de espesor de grasa dorsal, y porcentajes en res de grasa total y riñonada + pélvica + capadura. Para la producción de este nuevo animal ó res objetivo, las variables a considerar son las relacionadas al inicio del engorde (sexo, peso inicial, estado corporal, etc.), durante (ganancia diaria) y/ó a la finalización del mismo (peso de terminación).

 

3.6.- Perfiles de engrasamiento: cuando el ciclo de producción se compone de distintas fases bien diferenciadas, como por ejemplo una recría pastoril inicial tradicional desde el destete, seguida por pastura + suplemento ó un encierre de recría, para luego finalizar a corral con altas ganancias de peso, se provee del perfil de engrasamiento (composición de la res) a lo largo de todo el ciclo. Este posibilita evaluar los efectos de las variaciones en cualquiera de las fases sobre las características de la etapa final y el producto a lograr (duración del engorde a corral, peso de terminación, cambios en la composición de la res, etc.).  Esta metodología es una herramienta que ayuda a la planificación y evaluación de distintas alternativas de producción.

 

3.7.- Producción bajo demanda: ante el requerimiento del productor de tener que lograr un producto específico, por ejemplo con un determinado peso vivo ó de res y que a su vez los milímetros de espesor de grasa dorsal, el rendimiento en res ó el veteado se encuentren dentro de un cierto rango, etc., se provee de cuáles son las variables productivas a considerar para el logro del objetivo propuesto (raza, peso de entrada, frame ó biotipo, ganancia diaria, etc.). En caso de no ser factible por razones de recursos ó fisiológicas, se identifican las variables limitantes.

 

4.- Fundamentos económicos y de mercado del programa MB-Calidad.

 

4.1.- Producto determinante del precio: la res y sus características son siempre los determinantes del precio de venta, independientemente que se comercialice al gancho ó por peso vivo. En este último caso, el precio ofertado surge de la observación de los animales en pié que hace el comprador, a partir de la cual estima el rendimiento en res, el grado de gordura, la homogeneidad del lote y la presencia de signos que puedan hacer sospechar de decomisos en la playa de faena.

 

4.2- Impacto del precio de venta sobre el Margen Bruto (MB): el precio de venta de los animales terminados es la principal variable que explica el MB de un engorde, seguido por el precio de compra y en tercer término la eficiencia de producción. Otro modo de visualización surge cuando se considera que el efecto sobre el MB de cada 1 % de mayor precio es equivalente al 3 – 6 % de disminución en el costo del alimento.

 

4.3.- Variación en los precios de venta: tomando como referencia la comercialización de hacienda en pie para consumo descrita como mestiza del Mercado de Liniers, la variación entre el 10 % de los animales con los precios máximos y el 10 % con los mínimos oscila alrededor del 40 %, dentro de una misma categoría de animal y día de venta. Esta diferencia supera ampliamente la observada en los precios promedio entre terneros y novillitos de 3 a 5 %, y entre estos últimos y novillos del 5 a 8 %. Dentro de una determinada fase del ciclo ganadero y estacionalidad de la oferta y demanda, la principal causa de esta variación en los precios es la calidad de terminación (grupo racial, grado de gordura, homogeneidad del lote, conformación y sanidad).

Las bajas de precios que se presentan por causas estacionales, cíclicas u otras, se expresan a través del precio promedio. Este resulta de una mayor disminución en los animales de calidad inferior, respecto al 20 % de animales superiores que lo hacen en menor medida (aumento de la selectividad del mercado), otorgándole a estos últimos una mayor estabilidad en los precios ante las oscilaciones provocadas por la relación oferta/ demanda.

 

4.4.- Composición del ingreso ($) por kilogramo de peso vivo ó res producidos de acuerdo al grado de gordura. Dos conceptos previos: 1°) En el mercado del gordo el precio por kilogramo de peso vivo ó de res se acerca al máximo a medida que el grado de gordura coincide con el requerido por la demanda, disminuyendo tanto por falta como por exceso de engrasamiento. 2°) El grado de gordura como atributo de calidad en los mercados de invernada y del gordo son contrapuestos, determinando diferencias significativas en la valorización del animal. El alto precio de compra de un animal flaco de buena calidad en la feria de invernada a $ 11 por kg vivo, en parte responde a la falta de gordura y consecuentemente al potencial para agregarle kilogramos de producción. Este animal por la misma falta de engrasamiento, en el mercado del gordo no valdría más de $ 7,0. Esto determina que la generación de valor en el proceso de engorde se deba, por un lado a la acumulación de grasa que permite recuperar total ó parcialmente el precio de compra, y simultáneamente por la producción de kilogramos de peso vivo.

A lo largo del engorde de un lote de animales se presentan tres fases respecto al ingreso diario:

a) 1° fase, de apreciación con animales faltos de gordura: desde el inicio del engorde, por cada kilogramo de peso que aumenta un animal flaco se incrementa el engrasamiento, y como consecuencia el precio por estar más cerca del punto óptimo de terminación. Es así que en la 1° fase del engorde el ingreso es el resultado del valor del kilogramo producido más la apreciación de todo el animal ó res. En el cuadro N° 1 (columna Falto gordura, filas g, h, i) se muestra el ingreso para el último kilogramo de ganancia  de esta fase, previo a llegar al óptimo de engrasamiento.

b) 2° fase, de estabilización con óptimo de gordura: al momento que se llega al grado de gordura que demanda el mercado, el precio por kilogramo se acerca al máximo, manteniéndose el mismo valor por unos días. En esta fase el ingreso resulta solo de los kilogramos producidos. En el cuadro N° 1 (columna Óptimo gordura, filas g, h, i) se asume un rango de producción para esta fase de 5 kg (de 370 a 375 kg).

c) 3° fase, de depreciación con exceso de gordura: de continuarse el período de alimentación más allá de la 2° fase, el precio por kilogramo disminuye por exceso de gordura, por lo que el ingreso es el resultado del kilogramo producido menos la depreciación que se aplica al total del peso del animal ó res. En el cuadro N° 1 (columna Excedido gordura, filas g, h, i) se muestra el ingreso para el primer kilogramo de ganancia posterior al óptimo de gordura.

 

Cuadro N° 1. Ingreso por ganancia de peso 1 kg antes y 1 kg después de llegar al rango de peso vivo con el óptimo de gordura.*

Apreciación ó Falto gordura

Estabilización u Óptimo gordura

Depreciación ó Excedido gordura

Peso vivo inicial (kg)
a

369

370

375

Precio venta por kg peso inicial ($)
b

10,99

11,00

11,00

Valor inicial del animal ($)
c = a*b

4055,31

4070,00

4125,00

Peso vivo final (kg)d

370

375

376

Precio venta por kg peso final($)
e

11,00

11,00

10,99

Valor final del animal ($)f = d*e

4070,00

4125,00

4132,24

Ingreso producción ($/kg ganancia)
g = e

11,00

11

10,99

Ingreso apreciación ($/kg ganancia)
h = (e–b)*a/(d–a)

3,69

0,0

-3,75

Total ingreso ($/kg ganancia) i = g + h

14,69

11,00

7,24

*Por cada kilogramo de peso antes y después  del rango de peso con  el óptimo de gordura (falto ó excedido) se asume una apreciación/depreciación respectivamente de $ 0.01 (0.09 % respecto al precio con óptimo de gordura), dando un rango para la categoría novillitos (351 a 430 kg) de $ 0.79, equivalente al 7.2 % respecto al óptimo de engrasamiento, valor mínimo comparado con el 40 % de variación en los precios para la categoría (ver punto 4.3).

 

4.5.- Maximización del Margen Bruto. Dada una relación de precios flaco/gordo determinada y costos directos crecientes a medida que avanza el período de alimentación, el MB final se incrementa hasta el día ó peso vivo que los costos igualan los ingresos por producción, momento en que se hace máximo. En la 1° fase del ciclo (última línea del cuadro N° 1) hasta que se llega al óptimo de gordura, los ingresos por kilogramo de producción son crecientes debido al efecto de la apreciación sobre cada vez mayor peso vivo, para después, en la 3° fase de depreciación disminuir abruptamente, cada día con mayor intensidad, debido al aumento de kilaje y engrasamiento de los animales. Salvo que los costos directos sean extremadamente altos ó bajos (en el ejemplo del cuadro N° 1 más de $ 14,69 ó menos de $ 7,24), como para justificar económicamente finalizar el engorde antes de llegar al peso vivo con el óptimo de gordura ó pasado el mismo respectivamente, el criterio de engrasamiento que la demanda requiere es el que nos permite maximizar el beneficio económico, ó llegado el caso de haber quebranto minimizar las pérdidas.

 

5.- Fundamentos técnicos del programa MB-Calidad.

 

El programa se basa en el diagnóstico y valoración económica continua que hace el mercado de los animales comercializados, y en la descripción de la carcasa lograda según el sistema de producción, cuyas características se utilizan para el ajuste de la calidad de terminación. La composición de la res se estima con un modelo matemático dinámico desarrollado a partir del de crecimiento de Davis (Davis Growth Model, Oltjen y col 1986, McPhee y col 2008), el del grupo de trabajo de Cornell (NRC 2000), de las investigaciones realizadas por Reid y col (1955), Garrett y Hinman (1969), Garrett (1987), Abdalla y col (1988), Fortin y col (1980 y 1981), Simpfendorfer (1974), y la revisión de Owens y col (1995) (ver bibliografía).

La validación de este modelo de crecimiento se realizó con animales alimentados en la Argentina en base a datos del INTA Castelar, comparando las estimaciones de músculo, grasa, huesos y fascias + tendones con los resultados de las disecciones seriadas de 128 reses provenientes de animales en distintas etapas de crecimiento (Mac Loughlin y Garriz 2010).

 

Roberto J. Mac Loughlin

Médico Veterinario.

MC2005 – Investigación y Desarrollo Agropecuario

proinver@mc2005.com.ar

Skype: romaclou

Teléfono: 011 15 3661 3230

 

6. – Bibliografía

– Abdalla H. O., D. G. Fox and M. L. Thonney. 1988. Compensatory gain by Holstein calves after underfeeding protein. J. Anim. Sci. 66: 2687 – 2695.

– Fortin A.; S. Simpfendorfer; J. T. Reid; A. J. Ayala, R. Anrique and A. F. Kertz. 1980. Effect of level of energy intake and influence of breed and sex on the chemical composition of cattle. J. Anim. Sci. 51 : 604 – 614.

– Fortin A.; J. T. Reid; A. M. Maiga; D. W. Sim and G. H. Wellington. 1981. Effect of energy intake level and influence of breed and sex on the physical composition of the carcass of beef cattle. J. Anim. Sci. 51:331 – 339

– Garrett W. N. and N. Hinman. 1969. Re- evaluation of the relationship between carcass density and body composition of beef steers. J. Anim. Sci. 28: 1 – 5.

– Garrett W. N. 1987. Relationship between energy metabolism and de amounts of protein and fat deposited in growing cattle. Energy Metab. Proc. Symp. 32: 98 – 101

– Mac Loughlin R. J. y J. C. Garriz. 2010. Modelo de predicción de la composición corporal y de res en bovinos para carne. Presentación y evaluación. En sección Producción bovina de carne / Exterior, crecimiento y desarrollo / Trabajo Nº 26; sitio www produccion-animal.com.ar

– Mac Loughlin R. J. 2010a. Deposición de grasa química corporal y espesor de grasa dorsal en recría y engorde de bovinos. I.- Desarrollo de ecuaciones de predicción. En sección Producción bovina de carne / Carne y subproductos / Trabajo Nº 114, sitio www produccion-animal.com.ar

– Mac Loughlin R. J. 2010b. Deposición de grasa química corporal y espesor de grasa dorsal en recría y engorde de bovinos. II.- Evaluación de ecuaciones de predicción. En sección Producción bovina de carne / Carne y subproductos / Trabajo Nº 115, sitio www produccion-animal.com.ar

– McPhee M. J., J. W. Oltjen, J. G. Fadel, D. Perry and R. D. Sainz. 2008. Development and evaluation of empirical equations to interconvert between twelfth-rib fat and kidney, pelvic and heart fat respective fat weights and to predict initial conditions of fat deposition models for beef cattle. J. Anim. Sci. 86: 1984 – 1995.

– N.R.C. 2000. Nutrient requirements of beef cattle: seventh revised edition: update 2000. Ed. National Academy Press, Washington DC.

– Oltjen J. W., A. C. Bywater and R. L. Baldwin. 1986. Evaluation of a model of beef cattle growth and composition. J. Anim. Sci. 62: 98 – 108.

– Owens, F. N.; Donald R. Gill; David S. Secrist and S. W. Coleman (1995). Review of some aspects of growth and development of feedlot cattle. J. Anim. Sci. 73:3152-3172.

– Reid J. T.; G. H. Wellington and H. O. Dunn. 1955. Some relationship among the mayor chemical components of the bovine body and their application to the nutritional investigation. J. Dairy Sci. 38: 1344.

– Simpfendorfer S. 1974. Relationship of body type. Size, sex, and energy intake to the body composition of cattle. Ph D. Dissertation. Consultado en Tedeschi y col 2003.