Del Ternero a la Mesa! – Mayo 2016

Transcurrió el mes de mayo y los precios de la cadena de la carne vacuna se actualizaron en alza con la única excepción de los terneros de invernada.

2016-06-03_1741mesa1

2016-06-03_1741mesa2

 

El precio del ternero de invernada repitió cotizaciones en baja durante el mes de mayo. Hacia el fin de la zafra el precio del macho liviano se estabilizó en torno a los $ 34. Se estima que este será el piso de aquí en adelante considerando que entrado el clima invernal los volúmenes ofrecidos irán cayendo semana a semana.

Por parte de la demanda, en mayo compraron varios de los engordadores afectados por inundaciones que debieron postergar sus compras en abril. Los feedlots atraviesan actualmente una situación económica complicada por la suba de costos de alimentación, energía, y mantenimiento de instalaciones.

EL novillito liviano de tipo consumo registró el alza más significativo de la cadena. En un marco de escasez de oferta el gordo en Liniers presenta precios sostenidos sólo por las limitaciones del abastecimiento. La demanda compra lo necesario para cumplir con sus clientes y premia en precio sólo a los lotes de mejor calidad. Los pocos lotes livianos con buena terminación en feedlot son los que generan las mayores pujas entre los compradores.

El precio de la carne en gancho subió un 1,06%, muy por debajo de las subas de la hacienda en pie. En abril los precios de la 1⁄2 res acompañaron la suba del gordo, en mayo la industria absorbió gran parte de los incrementos de los insumos. Cabe destacar que además de las subas de la hacienda en pie, las nuevas tarifas de servicios impactaron fuerte sobre los costos productivos.

El seguimiento de precios de 3 cortes de consumo masivo (Asado-Bola de Lomo- Nalga) refleja un incremento del 2,91% en el mes de mayo. Los precios que las carnicerías y supermercados venían absorbiendo hasta abril, en mayo se trasladaron a los mostradores. Suben los costos, se ajustan los márgenes, y los precios se modifican en alza para que cierre la ecuación del negocio. El consumo se mantuvo muy debilitado, la capacidad de compra es la más baja del año teniendo en cuenta que los salarios para población alcanzada por paritarias aún no se actualizaron. De acuerdo a datos de CICCRA el consumo per capita de carne vacuna en el primer cuatrimestre se ubicó en el nivel más bajo de los últimos cuatro años con un promedio de 56,2 kg./hab.